La polémica serie de Netflix que expone el racismo de Trump y el sistema judicial de EEUU

No hay un capítulo de la serie When the see us (Así nos miran) de Netflix que no cause dolor, tristeza, vergüenza e indignación. La reprochable actuación de la Fiscalía del Estado de Nueva York y la posición asumida por Donald Trump, que en ese momento era un poderoso empresario, en el caso conocido como «Los Cinco de Central Park» deja un sabor amargo en la boca difícil de superar.

>

Julian Assange: ¿héroe o villano?

Para ser un desenterrador de secretos, la vida de Julian Assange es bastante complicada. Seis funcionarios de Scotland Yard cargaron al activista australiano hasta el vehículo blindado que lo llevaría a una comisaría policial en el centro de Londres donde esperó hasta ser trasladado al Tribunal de Westminster que lo declaró culpable de haber violado su libertad condicional en 2012. Tiene 47 años pero parece un anciano.

>

A Naky

Le escribo a Naky para decirle que la conozco aunque ella no me conoce a mí. Sus palabras encendieron mi cabeza en un momento de adormecimiento y me convencieron de que siempre es mejor escribir que permanecer en silencio. Hoy le deseo que el cáncer que padece sea pronto un amargo recuerdo y le pido que siga escribiendo sus zaperocos con el mismo ímpetu y la misma vehemencia. Naky es una mujer necesaria.

>

La insólita paradoja del gobierno venezolano: veneran estatua indígena y arrasan territorio pemón

Los venezolanos son mayoritariamente mestizos. Apenas el 2,8% de la población pertenece a un pueblo indígena. Pero su importancia simbólica los coloca al frente de una nueva batalla mediática de la Revolución Bolivariana. En la capital venezolana desvelaron una enorme estatua que exalta la dignidad de los pobladores originarios. En el selvático sur se enfrentan con los indígenas que han sobrevivido a siglos de persecución.

>

El poder del ‘Drácula’ venezolano llega al Supremo y otorga triunfo electoral a su ‘séquito’

El reino de la oscuridad se extiende en Carabobo, una región que fue motor industrial y portuario de Venezuela y donde hace dos siglos se libraron batallas que sellaron la independencia del reino español.
La imagen de un murciélago aparece en las plazas, transportes escolares, patrullas policiales y en las fiestas públicas. Y no se trata de un superhéroe como Batman. Es la marca Rafael Lacava, el Conde Drácula venezolano, un hábil político que conquistó la confianza de los carabobeños con el incesante uso de las redes sociales y un lenguaje mordaz para atacar a todo lo que huela a oposición.

>