Carlos Baute: De Amor y Dolor por Venezuela

Llegó puntual a la cita. Saludó a todos como si fueran amigos del alma y se sentó en una butaca alta a conversar sobre dos temas que dominan su discurso público: su carrera artística y Venezuela.

«Quiero en mi país se enteren de lo que hago», dijo Baute en un encuentro convocado exclusivamente para periodistas venezolanos.

Mucho ha cambiado desde los tiempos en que Baute era presentado como “el llanero de la ciudad” por Gilberto Correa en Sábado Sensacional. Para el país han sido tiempos de dolor y desatinos. Para el caraqueño más popular de Madrid, años de desarrollo y éxito.

Las jovencitas que hoy tararean sus canciones no soñaban con nacer cuando Baute cantaba y bailaba ante las cámaras con un look de tarzán moderno, melena rubia al aire y pecho descubierto.

Ahora proyecta una imagen urbana cuidada al detalle, con una sonrisa digna de comercial de pasta de diente. Y las chicas igualmente se enloquecen.

La gira De Amor y Dolor, su décimo disco desde que lanzó Orígenes en 1994, aún no arranca y ya habla de cifras astronómicas en el dinámico mundo de la música digital. ¿Quién es ese?, junto a la mexicana Maite Perroni y el puertorriqueño Juhn, tiene 50,6 millones de vistas en YouTube y sigue en ascenso.

Sobre su conexión con el público juvenil, Baute explicó que ha sido posible gracias a las plataformas de streaming como Spotify y YouTube, donde los muchachos tienen acceso directo a la música sin esperar a que la pasen en la radio. «Y todos los que trabajan conmigo son mucho más jóvenes que yo». Confiesa que son ellos los que le explican cómo acertar y sortear obstáculos en las redes sociales.

Lo que sí mantiene intacto es su acento. Habla a la prensa, a sus fans y en sus conciertos como si no hubiera salido de Caracas.

Baute, el compositor, sigue escribiéndole al amor pero con ritmos urbanos. Le costó varios años convencer a la casa discográfica Warner Music que le permitieran grabar reguetón. Su estrategia fue componer primero baladas pop y luego meter la excusa de que grabaría un “feat” urbano para montar coreografías para sus conciertos.

Una cosa que Baute ha aprendido lejos de su tierra es a tejer y fortalecer alianzas. Ha grabado con el hispano-dominicano Juan Magan, los andaluces Rasel y Sergio Contreras y el DJ canario Dany Romero. Y en el nuevo disco “Amor y Dolor” tiene feats con los artistas colombianos de Piso 21 y Farina, el panameño Joey Montana, También vuelve a hacer dúo con la española Marta Sánchez y el venezolano Chyno MIranda.

Con Venezuela en la mira

Sobre Venezuela habla sin pelos en la lengua. Apoya al presidente encargado Juan Guaidó y piensa que, a pesar de la impaciencia de muchos por la grave situación que atraviesa el país, es mucho lo que se ha logrado en estos últimos meses para poner cese a la usurpación del poder perpetrada por Nicolás Maduro.

Tampoco tiene reparos en mencionar la desintegración del estamento militar. Tras mirar de reojo a su representante y admitir que quizás la iba a «liar», Baute dijo que para nadie era un secreto que una cúpula de la Fuerza Armada de Venezuela está involucrado en negocios con el narcotráfico mientras que la tropa estaba sumida en la miseria. “Conozco gente humilde del ejército, con amigos, y me dicen que están pasando hambre, que sus amigos no tienen medicinas”.


Lo más cerca que ha estado Baute de su país en los últimos años fue durante el Concierto Venezuelan Aid, organizado por el británico Richard Branson en febrero de este año para recaudar fondos para la ayuda humanitaria en Venezuela.

Quizás fue la entusiasta respuesta del público a la canción “Yo me quedo en Venezuela” lo que impulsó a grabar una nueva versión en 2019. “Le dije al productor Jasmil Marrufo que hiciéramos una nueva versión y allí estamos». Todo el mundo está haciendo su trabajo sin cobrar y las regalías serán destinadas a “Una Medicina para Venezuela”, organización no gubernamental con la que ha colaborado desde hace 4 años y que ha enviado al menos 45 toneladas de insumos médicos para ayudar a aliviar mínimamente la crisis sanitaria.

Guaidó lamentó que al comienzo de los envíos «muchos kilos se perdieron» incautados por efectivos de la Guardia Nacional en el aeropuerto. Pero aseguró que ahora ya tienen establecidos los canales para que los medicamentos lleguen a su destino.

Sueños y conciertos

En España tiene años ganándose a pulso el cariño de un público difícil de convencer. Su popularidad recibió un espaldarazo con su participación en el programa “Tu cara de suena”, donde al principio participó a regañadientes y al final quedó encantado al interpretar a la inolvidable salsera cubana Celia Cruz. En cada emisión del programa salió airoso a pesar de la complejidad de los artistas que debió emular: Juan Gabriel, Lionel Ritchie, Ricky Martin y hasta el personaje animado Miguel de la película Coco.

Baute es un poco más discreto con su vida privada aunque si le preguntan habla del amor que siente por su mujer Astrid Klisans y sus hijos Markus,de 2 años, y Liene, de 1. Luego de varias semanas de intriga de la prensa rosa, los Baute-Klisans anunciaron en abril que su tercer hijo viene en camino.

De gira

Sus seguidores de Madrid podrán disfrutar los temas de «Amor y dolor» el viernes 24 de mayo a la sala Riviera, en un concierto que se repetirá en todas las regiones de España durante el verano. A América Latina llegará en octubre, cuando ya tiene previstas presentaciones en México, Argentina y Chile.

Su postura crítica ante el régimen de Maduro le impide presentarse en Venezuela, pero sueña con volver. Tiene planes de hacer un gran concierto gratuito después de que Guaidó convoque unas elecciones libres. Confía en que ese día está por llegar.

Carlos Baute disfruta de su tequeño en Apartaco luego del encuentro con Venezuela Press. Foto Carlos Hernández