Decía mi abuela que el ejemplo comienza en casa. Pero el sultán de Brunei piensa todo lo contrario: puso en práctica un código penal extremo que incluye lapidar a homosexuales e infieles aunque él tiene una conducta displicente y un hijo gay.

La doble moral de uno de los hombres más ricos del mundo dejó a muchos con la boca abierta. Hassanal Bolkiah, de 72 años, ha disfrutado una vida de lujuria y excesos con una fortuna personal de unos 20.000 millones de dólares, como líder máximo del protectorado inglés enclavado en la zona norte de la Isla de Borneo, enorme región insular dividida políticamente entre Brunei, Malasia e Indonesia.

Seguir leyendo en Yahoo en Español.