mié. Nov 14th, 2018

Reelección de Maduro amenazaría seguridad regional y mundial

NOTA PUBLICADA EN EL SERVICIO DE NOTICIAS DE YAHOO EN ESPAÑOL 

Así lo expresó Ronna Rísquez, periodista especializada en crimen organizado y editora online en español de Insight Crime , fundación dedicada a analizar las amenazas de seguridad en Latinoamérica y el Caribe.

Así lo expresó Ronna Rísquez, periodista especializada en crimen organizado y editora online en español de Insight Crime , fundación dedicada a analizar las amenazas de seguridad en Latinoamérica y el Caribe.

“Si gana Maduro la situación empeorará. Y creo que la consolidación de un verdadero narcoestado aumentaría la preocupación y la necesidad de tomar medidas por parte de la comunidad internacional ”, dijo Rísquez.  “La razón es que al ser Venezuela una plataforma o un territorio abierto para el delito transnacional constituye una amenaza tanto para los países de la región, como para el mundo entero”, agregó.

El mandatario venezolano expresó el 23 de enero su deseo de ser candidato a la reelección en unos comicios anticipados ordenados por la Asamblea Nacional Constituyente , órgano plenipotenciario integrado exclusivamente por miembros del partido de gobierno y que no es reconocido por la Asamblea Nacional de mayoría opositora.

Las alas de la droga

Las líneas amarillas representan el tráfico aéreo de drogas, que salen principalmente de occidente de Venezuela hacia Centroamérica (Foto La Nación)

Cambios en la geopolítica regional y la permisividad de las autoridades venezolanas han incidido en la penetración de grupos delictivos y armados . Una investigación de Insight Crime reveló que la desmovilización de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) facilitó el paso de la droga producida en Colombia llegaba a Venezuela.

El estudio también indicó que el grupo guerrillero Ejército Popular de Liberación (EPL)había comenzado a operar por primera en Venezuela y que la organización criminal Los Rastrojos estaba resurgiendo en Venezuela aunque en Colombia estaba casi extinguida.

Los venezolanos han sustituido a los colombianos en el transporte marítimo de drogas hacia República Dominicana , donde desempeñan cada vez más el papel de lancheros o mulas. El territorio venezolano también se ha constituido como el principal punto de partida del transporte aéreo de cocaína hacia Honduras y México , señaló el informe.

Paz con sangre

La estrategia de Maduro para frenar la conflictividad social y controlar a los grupos delictivos locales que tienen en jaque a la población fue la creación de la Operación de Liberación y Protección el Pueblo (OLP) , formado la fuerza pública y grupos paramilitares, que han sido acusados de torturas, violaciones de derechos humanos y la muerte de más de 500 personas.

Esa política de mano dura logró controlar las manifestaciones civiles de la primera mitad del 2017, provocadas por el colapso del sistema económico y sanitario , que se traduce en el aumento de la mortalidad infantil por desnutrición y enfermedades prevenibles y la escasez de alimentos e insumos esenciales.

El Fondo Monetario Internacional dijo el 25 de enero que la inflación venezolana superó el 2.400% en 2017 y estima que rondará el 13.000% al cerrar el 2018 . La economía se contraerá un 15% este año, tras retroceder un 14% el año anterior.

(AP Photo/Ariana Cubillos)

Lo que no ha podido controlar es el desbordamiento de la violencia que colocó a Venezuela en el 2017 como el país con la tasa de homicidios más alta de la región, con 89 muertes por cada 100.000 habitantes.

Insight Crime dijo que, según cifras del Observatorio Venezolano de la Violencia, en 2017 hubo un total de 26.616 homicidios en Venezuela, que incluyen  5.535 a manos de las fuerzas de seguridad.
Rísquez destacó como preocupante que el 20 por ciento de los homicidios haya sido cometido por cuerpos de seguridad, debido a una política de exterminio, no explícita, denunciada por la ex fiscal Luisa Ortega, quien se vio obligada a huir del país y refugiarse en Colombia.

La periodista investigadora dijo que se incrementaron los casos de sicariatos asociados al crimen organizado y al surgimiento de nuevas economías ilegales como el mercado negro de dólares, el contrabando de productos de primera necesidad, cobro ilegal de porcentajes para proveer dinero en efectivo. “Por una parte hay gente que manda a matar al verse estafada en esas transacciones. Por el otro, la situación económica es tan crítica que hace que mucha gente esté dispuesta a matar a cambio de cualquier pago”.

Se estima que en Venezuela se registra un caso de sicariato al día.
Los grupos delictivos organizados ejercen una forma de control sobre los homicidios que ocurren en su territorio. “Aunque suene paradójico pueden hasta bajar el número de homicidios en su zona, porque ellos ejercen el poder y la autoridad que el gobierno no tiene.

Un negro futuro

(AP Photo/Fernando Llano)

El anuncio de la reelección de Maduro no cayó por sorpresa entre los analistas de seguridad. Ya Insight Crime había advertido que a finales del 2017 Maduro había reforzado su entorno con miras a los comicios presidenciales del 2018.

“De cara a esta contienda electoral, Maduro ha hecho nuevos reajustes en su gabinete y ha colocado a más militares en cargos tan importantes como la presidencia de Petróleos de Venezuela. El mandatario intenta blindarse, con el apoyo de los militares, para proteger la fragilidad institucional que ha caracterizado su gobierno”, dijo una de sus investigaciones.

Pero los expertos resaltan el peligro de que Maduro coloque militares en puestos claves del gobierno venezolano, especialmente de la Guardia Nacional Bolivariana, señalado de dar origen al Cartel de los Soles, “un grupo formado por integrantes de la fuerzas de seguridad de Venezuela dedicado al tráfico de cocaína y al que se relaciona con otras actividades criminales como el contrabando de combustible, minerales y alimentos”.

¿Y si gana la oposición?

(Foto AFP)

Los militares dedicados al narcotráfico y contrabando de combustible y minerales serían los más perjudicados en caso del triunfo de la oposición en Venezuela.También los llamados colectivos, que son grupos armados que trabajan en vinculación con organismos de seguridad.

“Si creo que un gobierno de oposición tendría que buscar acuerdos con las FANB, pero creo que estos acuerdos de darse serían incluso previos a la elección y serían acuerdos con las FANB como institución, no con los grupos delictivos. También tocaría negociar con los colectivos. Salvando las distancias, tendría que ser algo como un acuerdo de paz, para lograr la gobernabilidad ”, apuntó Risquez.

Las negociaciones serían complejas porque ni dentro de los carteles ni entre los colectivos hay un líder único y eso dificultaría llegar a un acuerdo que sea respetado por todos. Al mismo tiempo, la ausencia de un líder único hace a estos grupos menos poderosos e invencibles.
“Y la razón por la que creo que hay que buscar acuerdos con ellos es porque están armados y tienen conexiones probadas con grupos irregulares y carteles transnacionales. Ignorar su existencia, como se hizo hasta ahora, pensando que no tenían ningún poder, puede ser peor”, agregó la investigadora.

Fuerzas externas

El deterioro de las instituciones y el fortalecimiento de la violencia ha generado reacciones internacionales.

“Creo que hay una gran y genuina preocupación por parte de gobiernos del mundo. Las sanciones de la Unión Europea y Canadá, por ejemplo, son una muestra de eso. No es solo EEUU.  La posición de México, Colombia, Perú también ha sido contundente porque saben el efecto que la consolidación más profunda de un estado criminal causaría un daño terrible a toda la región”, concluyó Rísquez.

Las reacciones de Maduro no se han hecho esperar. El embajador español en Venezuela Jesús Silva Fernández fue declarado persona non grata y expulsado del país por las “continuas agresiones y recurrentes actos de injerencia en los asuntos internos de España” contra Venezuela, en una clara referencia a las más recientes sanciones de la Unión Europea sobre ocho altos funcionarios venezolanos.

El embajador español en Venezuela Jesus Silva tiene 72 horas para salir del país. (Foto archivo REUTERS/Marco Bello)

Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Brasil, Costa Rica y Guayana rechazaron la decisión del oficialismo de realizar las elecciones antes del 30 de abril de 2018 y exigieron que “las elecciones presidenciales sean convocadas con una adecuada anticipación, con la participación de todos los actores políticos venezolanos y con todas las garantías que corresponda”.

Hasta ahora ninguna presión interna ni externa ha logrado debilitar el poder de Maduro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *