No hay mal que por bien no venga: Lo que habremos aprendido al final de la pandemia

No hay mal que por bien no venga: Lo que habremos aprendido al final de la pandemia

Nos llegó la hora de enfrentar un mundo distópico en el que millones de ciudadanos estamos confinados en nuestras casas para no caer en las estadísticas rojas de la pandemia del COVID-19.

El reloj se detiene y, en la calle solitaria, todos los días parecen el amanecer de un domingo. Al niño travieso que fantaseaba con una hecatombe para no entregar la tarea se le cumplió su deseo y ahora añora regresar a su desgastado pupitre a escuchar a su maestra.

La industria, el comercio, el turismo, la educación, el entretenimiento mundial dieron un alto para enfrentar a un enemigo microscópico del que sabemos poco.

En este momento en que se derrumbaron todas las certezas nos preguntamos: ¿Habrá un antes y un después en nuestras vidas cuando pase esta crisis? ¿Seremos capaces de reinventarnos como comunidad?

Leer la nota completa en Yahoo Noticias.

De cuarentena en el paraíso: los agarró el cordón sanitario danzando en una playa tropical

De cuarentena en el paraíso: los agarró el cordón sanitario danzando en una playa tropical

A unos mil viajeros los agarró la cuarentena danzando en un pequeño pueblo de la costa caribeña de Panamá. Ninguno tenía coronavirus COVID-19 pero las autoridades panameñas ordenaron un estricto cordón sanitario que se flexibilizó poco a poco.

Las imágenes del lugar de confinamiento no se parecía en nada a las de Wuhan, Bérgamo o Madrid. Se trató de Playa Chiquita, una hermosa había de arena fina en la provincia de Colón,  a unas tres horas de Ciudad de Panamá.

Durante el día, decenas de personas con cuerpos bronceados y semidesnudos meditaban a la sombra de los cocoteros a la orilla del mar. En la noche, se entregaban al ritmo orgiástico de los tambores de un festival que se realiza cada año a finales del invierno boreal, época en la que turistas norteamericanos y europeos migran como las aves hacia el istmo para huir del frío del hemisferio norte.

Los organizadores promocionaron el Tribal Gathering como una oportunidad especial de conocer a indígenas de 60 tribus de todos los continentes y disfrutar de 150 artistas de 30 países. La cita del 2020 era entre el 27 de febrero y el 17 de marzo.

La idea es que cada participante conozca y aprenda de la sabiduría ancestral de culturas indígenas del mundo. “Ofrecemos una plataforma de debate, educación, creatividad y compartir nuestros recursos. Al aprender de nuestros ancianos tribales, podemos convertirnos en mejores custodios del planeta y ayudar a construir un mundo mejor”, dice la página web.

Los que regresaron a casa los primeros días agradecieron a los organizadores una experiencia que calificaron como mágica y sagrada.

Seguir leyendo en Yahoo Noticias

Libertad individual vs responsabilidad colectiva: El dilema de salir o no salir de casa

Libertad individual vs responsabilidad colectiva: El dilema de salir o no salir de casa

Las libertades civiles perdieron la batalla frente al coronavirus. Pero aún existe la esperanza de que los ciudadanos occidentales salgan de esta crisis fortalecidos con un nuevo sentido de la vida ética.

Las restricciones de movimiento son cada vez más severas en Europa ante el acelerado avance de una enfermedad que ha colapsado los sistemas de salud en las ciudades con mayor número de infectados.

Los llamados a la conciencia cívica no han sido suficientes para que se respeten las cuarentenas y el distanciamiento social.

El filósofo coreano Byung-Chul Han ha intentado responder por qué en Asia han logrado controlar mejor la pandemia del COVID-19.

«Estados asiáticos como Japón, Corea, China, Hong Kong, Taiwán o Singapur tienen una mentalidad autoritaria, que les viene de su tradición cultural (confucianismo). Las personas son menos renuentes y más obedientes que en Europa. También confían más en el Estado», expresó el ensayista.

Pero en las hiperconectadas ciudades europeas, la cosa cambia. Aunque la mayoría ha acatado el mensaje de permanecer en casa, las personas no han internalizado que estar en cuarentena no incluye salir a manejar bicicleta, dar un paseo por el parque o ir 15 minutos a zambullirse en la playa.

La idea de permanecer en casa aunque no luzcas enfermo es incomprensible aunque en las redes sociales circulen cada vez más mensajes de personas que imploran a los otros a no salir de casa luego de ver morir a sus abuelos y sus padres en cuestión de días. En España, donde la lista de contagiados a superados las proyecciones y el gobierno decretó un estado de alarma nacional hay 600 detenidos por circular por las calles sin justificación.

Leer nota completa en Yahoo Noticias.