mié. Nov 14th, 2018

Simulacros de reducción de riesgos fortalecen resiliencia en San Vicente

Decenas de voluntarios participaron en los simulacros de reducción de riesgos de inundaciones que organizó en septiembre de 2016 la Cruz Roja de San Vicente y las Granadinas (CRSVG) para fortalecer la resiliencia en las comunidades de Vermont, Mesopotamia, South Rivers y Georgetown.

Bernard Marksman, director general de la CRSVG, explicó que los ejercicios de simulación forman parte del proyecto de Resiliencia Comunitaria y Preparación Institucional en San Vicente y las Granadinas y las Antillas Menores para hacer frente a los Desastres Naturales.

“Lo que tratamos de hacer es crear un proyecto para desarrollar conocimiento sobre el río y sus peligros, pero no solo conocimiento. Estamos tratando de crear conciencia. Queremos ir más allá. Las personas deben tener conciencia sobre el río. Sí, te ofrece tu sustento, te ofrece diversión en tu tiempo libre, pero también te puede arrastrar, te puede quitar tus esperanzas, puede hacerle mucho daño a tu comunidad”, expresó Marskman sobre la iniciativa lanzada en agosto de 2015 por la CRSVG con el apoyo de la Cruz Roja Francesa (CRF) y la Organización Nacional de Gestión de Emergencias (NEMO, en sus siglas en inglés).

Los participantes de los simulacros estaban organizados en Equipos Comunitarios de Respuesta a Desastres y aplicaron los conocimientos aprendidos durante el programa de entrenamiento de gestión de desastres de la CRSVG, que incluyó capacitación en evaluación inicial de daños, preparación de refugios, primeros auxilios, comunicación, apoyo psicosocial y enfoque de género durante los desastres, entre otros temas.

“Lo que es hermoso de estos ejercicios es que también reúnen a personas de otras comunidades, aprenden y practican”, dijo Marksman, quien desea crear equipos de respuesta a desastres bien entrens principales comunidades de San Vicente, capaces de ser los primeros en actuar ante los peligros naturales, accidentes o crisis en la comunidad.

Rita Petralba, gerente del Proyecto de Reducción del Riesgo de Desastres de la Cruz Roja Francesa, señaló que un aspecto fundamental para construir la resiliencia comunitaria es el componente institucional. “Sin el apoyo de las instituciones cualquier esfuerzo realizado en la comunidad no será sostenible a largo plazo”, aseguró la experta.

El componente institucional está diseñado para crear capacidades en instituciones del gobierno nacional como la Dirección Nacional de Gestión de Emergencias, la Oficina de Meteorología, la Oficina Forestal y la Oficina de Planificación para respaldar las medidas de reducción de desastres a nivel nacional y asegurar que funcionen en la práctica.

Marcia Browne, oficial de campo del ejercicio de simulacro en Vermont de la CRSVG, se sintió satisfecha con la experiencia. “Estoy segura de que los miembros de mi equipo también aprendieron porque han adquirido la confianza para salir a la comunidad cuando haya un desastre y actuar”.

Las inundaciones son un riesgo latente durante la temporada de lluvias en San Vicente. El desbordamiento de ríos por las fuertes lluvias del 24 de diciembre de 2013 causó la muerte de 13 personas y daños materiales calculados en 108 millones de dólares.
El 29 de septiembre de 2016, pocos días después de los simulacros, un adolescente de 16 años murió aplastado por una roca durante un deslave detrás de su casa en la comunidad de Layou.

La meta a largo plazo es fortalecer la resiliencia ante los desastres naturales en todas las comunidades de San Vicente, al sensibilizar a todos los habitantes sobre los peligros de las inundaciones, huracanes, erupciones volcánicas y sequías para que puedan salvaguardar sus vidas.

El proyecto es respaldado por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (FICR) y la Dirección General de Ayuda Humanitaria y Protección Civil de la Comisión Europea (ECHO, en sus siglas en inglés) a través del Plan de Acción 2015-2016 de su Programa de Preparación para Casos de Desastres (DIPECHO, en sus siglas en inglés).

TRABAJO REALIZADO PARA LA FEDERACIÓN INTERNACIONAL DE LA CRUZ ROJA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *